PASTEL VEGANO DE QUESO CON CREMA DE MANGO


Este pastel es ideal para darse un capricho con un bajo aporte calórico. Quien dice que para sentirse sano y en forma hay que prescindir de darse pequeños placeres.

El mango es una fuente de betacarotenos y carotenoides varios, es rico en selenio, magnesio y hierro. Posee un alto contenido en potasio; todos estos la convierten en una fruta muy diurética, es muy beneficiosa en casos de retención de líquidos y estreñimiento. Además contiene una encima similar a la de la papaya, que nos ayuda en las digestiones pesadas.

pastel de mango y queso vegano

INGREDIENTES

  • 70 gr de aceite de coco o manteca de coco, también se puede utilizar margarina sin lactosa ecológica.
  • 175 gr de galletas sin gluten ni lactosa, machacadas.
  • 40 gr de almendras molidas

PARA EL RELLENO

  • 1 mango grande, pelado y sin hueso, en dados.
  • El zumo de un limón
  • 200 gr de yogurt natural de soja
  • 1 cucharada de harina de maíz sin gluten eco
  • 3 cucharadas de azucar de coco o panela.
  • 450 gr de queso cremoso vegano.

PARA LA COBERTURA

  • 3 cucharadas de sirope de datiles
  • 1 mango pelado y cortado en láminas.

PREPARACIÓN

  1. Precalienta el horno a 180 grados. Engrase un molde redondo desmontable de 23 centímetros de diámetro. Para preparar la base del pastel, derretir la margarina y añadir las galletas y las almendras. A continuación, aplaste la mezcla para dejar una base uniforme. Cocer en el horno durante 10 min.
  2. Para preparar el relleno, poner en un robot de cocina el mango con el limón, la harina de maíz, el azúcar de coco o la panela, y el queso cremoso y triturarlo hasta obtener una mezcla cremosa. verter sobre la base de galletas y alisar la superficie con una paleta o el reverso de una cuchara. Cocerlo en el horno durante 25 o 30 min o hasta que este dorado. dejar que se enfrié el pastel en el molde, pasarlo después a una rejilla metálica y meterlo en la nevera al menos 30 min para que solidifique.
  3. Para preparar la cobertura, en un robot de cocina mezclar un puñado de dátiles sin hueso con medio vaso de agua y triturar hasta obtener el sirope, con el untar la superficie ligeramente. Echar los trozos de mango en laminas disponiéndolos de manera ordenada, cubrir el pastel con el sirope restante.

Solo queda que disfrutéis de su sabor y textura.  :-)

Dejar un Comentario